Un equipo de la Universidad de Stanford demostró que la administración de fluido cerebro espinal de ratones jóvenes, revierte la pérdida de memoria de ratones añosos

Comparte: