La dexametasona es el primer fármaco que se ha demostrado que mejora la supervivencia en COVID-19 en pacientes graves

Comparte: