Tanto la hidroxicloroquina como la cloroquina, están siendo ampliamente utilizadas contra COVID-19, sin embargo, se ha demostrado en estudios clínicos que aumentan el riesgo de paro cardíaco. Cómo pueden los médicos minimizar el peligro

El 19 de marzo, cuando gran parte de los Estados Unidos cerró para contener el nuevo coronavirus, el cardiólogo genético Michael Ackerman y su esposa manejaron 7.5 horas para recuperar a su hijo de la universidad. En la radio, escucharon a expertos médicos debatir sobre la cloroquina y la hidroxicloroquina, dos medicamentos antipalúdicos que el presidente Donald Trump acababa de promocionar en una conferencia de prensa, a pesar de que no hay evidencia concluyente de que puedan tratar COVID-19. Un médico en el programa afirmó que los medicamentos han demostrado ser completamente seguros porque se han usado contra la malaria durante décadas y también se usan para domar las células inmunes hiperactivas en el lupus y la artritis reumatoide.

Ver noticia completa – www.sciencemag.org

Comparte: