Jenkins DJA y cols. Association of glycaemic index and glycaemic load with type 2 diabetes, cardiovascular disease, cancer, and all-cause mortality: a meta-analysis of mega cohorts of more than 100 000 participants

Jenkins DJA y cols. Association of glycaemic index and glycaemic load with type 2 diabetes, cardiovascular disease, cancer, and all-cause mortality: a meta-analysis of mega cohorts of more than 100 000 participants. Lancet Diab Endocrinol 2024; 12 (2): 107-118.

Resumen:

Meta-análisis que evalúa las asociaciones entre índice glicémico (GI)* y la incidencia de diabetes mellitus tipo 2 (DM2), enfermedades relacionadas y mortalidad, a partir de cohortes de gran tamaño. Se evalúa si alimentos de bajo GI son beneficiosos en personas con DM2, enfermedades cardiovasculares (ECV) totales, y cáncer asociado a DM2, y si las asociaciones con GI son similares a los de dietas altas en fibra o granos enteros (integrales).

Estudios considerados: prospectivos, tamaños de cohorte de 104000 a 567000 participantes. 60% de las cohortes son de EEUU, 10% europeas, 20% de Asia y 10% internacionales (Estudio PURE). La edad promedio de los participantes es 56 años y la duración media de los estudios es de 12,6 años. El menor GI en las dietas consumidas es 58 y el mayor es 67.

Resultados:

Las dietas con alto GI se asocian con DM2, ECV, cáncer asociado a DM2 y mortalidad por todas las causas. Razones: se atribuyen a distintos factores, incluyendo el incremento de glicemia postprandial causado por alimentos de GI alto, que lleva a estrés oxidativo. Estas dietas inicialmente aumentan los niveles de glucosa e insulina en plasma, para luego inducir resistencia a insulina (RI) con aumento de ácidos grasos libres: aumentan la adiposidad asociada a la RI. Adicionalmente, los pulsos de hiperglicemia reducen la vasodilatación y aumentan la excreción urinaria de nitro-tirosina, y de 8-iso-prostaglandina F2α, marcadores de daño por estrés oxidativo. La generación de radicales libres aumenta la inflamación y la RI y genera colesterol oxidado, células espumosas, formación de placas y aumento del riesgo de ECV y posiblemente cáncer, por la inflamación daño al DNA y mutaciones.

Este meta-análisis de ECAs muestra que los factores de riesgo de DM2 y ECV mejoran significativamente con dietas de bajo GI. Los resultados justifican la incorporación de fibra y granos enteros en las recomendaciones de ingesta a nivel poblacional, para reducir el riesgo de las enfermedades descritas.
* GI: proporción en que 50 g de hidratos de carbono de un alimento aumentan la glicemia postprandial, en comparación con 50 g de glucosa o pan blanco (estándar).

Enlace: https://doi.org/10.1016/S2213-8587(23)00344-3

Comparte: